La educación en la actualidad se ve bastante soportada por distintas plataformas tecnológicas. Específicamente, para el aprendizaje en niños, los sistemas actuales deben tener ciertas características para tener una buena valorización. No está demás mencionar que los niños se caracterizan por ser jueces bastante rigurosos y aplican la pena máxima desde un principio. Son capaces de desechar, dejar de lado, calificar de la peor forma un juego o sistema simplemente diciendo “no me gusta”, “no me agrada” o “no es divertido”.

 

Para Adolfo Valdivieso, creador y CEO de Tullpi (una plataforma educativa que facilita el desarrollo de habilidades básicas lógico-matemáticas a través de juegos con una interface tangible que están constituidos por un tablero y chapitas de botella), “Lo más complicado de crear algo educativo es el balance entre valor pedagógico y engagement; si el niño no entiende se frusta y deja de intentar”.

 

El sitio web User Testing redacta un artículo con algunas recomendaciones y características sobre un buen diseño de software orientado a niños.

 

En Maba, hemos hecho una pequeña infografía para entender mejor el artículo.

 

Interfaces para niños